¡RECIBE GRATIS! Un capítulo de mi libro

¡RECIBE GRATIS!

UN CAPÍTULO DE SU LIBRO
YO. MARCA REGISTRADA

Una de las más grandes complicaciones que tiene toda persona que habla frente a un grupo numeroso de personas, ya sea en un auditorio, una plaza, una sala de reuniones o un estrado es conseguir que el público vea a la persona al frente como un verdadero profesional del tema que está tratando. Cuando el tema del que se habla es el éxito, la motivación, la superación, el liderazgo, el emprendimiento o el coaching empresarial y personal, esta tarea es todavía más complicada.

mejores conferencistas

Solo los mejores conferencistas son capaces de lograr esto, pues su preparación les ayuda a tener un excelente manejo del nerviosismo, las complicaciones que implica hablar en público y el miedo al error o el ridículo, haciendo así que estos factores tengan un nivel mínimo de influencia sobre su desempeño. Y este es el primer punto importante para que cualquier ponencia sea realizada de la mejor manera y hacer que la primera impresión que el público asistente tenga del presentador sea la de un verdadero profesional, con conocimiento, capacidad y las credenciales suficientes para hablar sobre el tema.

Cuando se acude a una conferencia de calidad, es realmente sencillo notar la calidad y excelencia de esta, es fácil notar la capacidad y conocimiento del conferencista, notar la preparación que tiene la persona al frente del público y su profesionalismo. Esto lo logra el ponente a través de un buen trabajo, adecuada preparación, organización, superación del miedo, elocuencia y empatía, además de tener la capacidad para identificar lo que la audiencia espera y en su propio conocimiento.

Cuando la persona es capaz de lograr esto, de manera prácticamente automática incrementan las probabilidades de éxito de cualquier conferencia, sin importar el tema que se está tratando, pero sobre todo, gracias a esto es posible lograr que el tema, cualquiera que sea, resulte bastante interesante para los asistentes.

Es por lo anterior que los mejores conferencistas deben desarrollar y tener la capacidad para poder mantener el equilibrio entre una cantidad suficiente de información de calidad y conceptos sólidos acerca del tema tratado (en el que se es experto) y un nivel adecuado y moderado de elocuencia, simpatía e incluso buen sentido del humor en el discurso, pues la combinación de estos elementos son de gran ayuda para hacer la conferencia agradable, interesante, digerible y relevante tanto para el público como para el expositor.

Lograr este equilibrio entre información seria y elocuencia en el habla es fundamental para asegurar que todos los asistentes encuentren algo valioso en la ponencia, desde algunas sencillas frases hasta grandes conceptos trascendentales.

Para esto también es fundamental agregar anécdotas, experiencias e historias que complementan e ilustran la información ofrecida. Por supuesto, cada una de estas anécdotas debe poseer una alto grado de relevancia para el tema, de manera que cada historia se convierta en un vehículo que facilite la comprensión y entendimiento adecuado del tema y así se cumpla con propósito de la exposición.

Desde luego, es necesario considerar el contexto, pues cada tema, público y lugar tiene diferentes implicaciones, condiciones y estilo, razón por la que es posible encontrar diferentes tipos de programas y discursos en el mundo empresarial, pero siempre siguiendo algunos parámetros específicos básicos para cualquier conferencista, parámetros que pueden garantizar en gran medida el éxito de la conferencia.

Estos parámetros básicos que los mejores conferencistas siempre consideran para la organización y presentación exitosa y profesional de una conferencia son el dominio del tema a tratar, la elaboración de un programa estructurado, la elocuencia, el reconocimiento del expositor y un enorme sentido de la responsabilidad.

El dominio y la organización del tema van de la mano siempre. Ser experto en el tema que se aborda es fundamental para el desarrollo de la conferencia, pero es necesario también tener la capacidad para jerarquizar y organizar la información de manera adecuada para alcanzar el objetivo planteado que debe ser en la mayoría de los casos invitar a los asistentes a reflexionar, considerar diferentes perspectivas de análisis, generar nuevas ideas y detonar un cambio de actitud.

Por lo tanto, además de poseer excelentes conocimientos, también se requiere utilizar un lenguaje adecuado, practicar actividades atractivas y utilizar anécdotas interesantes y relevantes para el tema, con el objetivo de crear un puente de fácil acceso entre el público y la información.

Por otra parte, a ninguna persona le gusta escuchar a otra que únicamente se dedica a hablar sin elocuencia, matices ni intensidad. Al contrario, la única forma de mantener la atención del público es utilizar un volumen de voz variado, utilizar pausas estratégicas entre frases e incluso hacer uso del sentido del humor. Sin embargo, la narración elocuente de las historias, anécdotas y experiencias adecuadas es indudablemente el factor que más ayuda a cualquier expositor.

En lo que a reconocimiento se refiere, esto no implica que los mejores conferencistas deben ser celebridades o personas famosas, sino que cuenten con las credenciales necesarias para sustentar su capacidad en el área. Quizás este es el punto menos importante de todos, pero lo cierto es que cuando el público sabe que está por escuchar a una persona preparada y con un buen historial en su especialidad es de gran ayuda para atraer su atención.

Finalmente, la responsabilidad y compromiso con su labor y con el público es uno de los aspectos más importantes que el conferencista debe ofrecer para dar una imagen profesional y de respeto. La responsabilidad del ponente se refleja en la puntualidad, presentación, disposición, elocuencia, actitud, entre otros aspectos.

Como es posible notar, aunque no lo parezca, ser el responsable de presentar una conferencia exitosa, es una tarea compleja que requiere de un experto, sobre todo cuando se trata de temas muy importantes como motivación liderazgo y trabajo empresarial, en cuyo caso, la mejor alternativa es recurrir a Edner Granados, uno de los mejores conferencistas y entrenadores empresariales en todo México.